Gloria Lopez

Cuando nos apremia la rapidez perdemos parte de la grandiosidad de nuestro viaje.

¿Te atreves a venir de aventura?

Cuando creemos que no llegamos donde deseamos, cuando nos apremia la rapidez perdemos parte de la grandiosidad de nuestro viaje.

Hablaré en primera persona por que siempre escribo desde mi experiencia de vida, por algo soy Mentora Sherpa.

Más de una vez en mi vida me he marcado destinos de vida a los cuales he llegado, en ocasiones después de mucho tiempo, tanto que incluso más de una vez se me olvido y recordé cuando llegué y para ser absolutamente verídica más de una vez me lo ha recordado mi hijo pequeño.

En otras ocasiones mi meta ha llegado en menos de dos días o incluso en horas

Como me gusta poner ejemplos muy de la vida cotidiana, permitirme me asistan mis recuerdos y os cuento un par de Metas Conseguidas, por supuesto que podría contaros miles pero estas dos os darán una buena perspectiva de a lo que me refiero.

Era en el año 1995 cuando me trasladé con mi hijo pequeño a vivir a un pueblo de la costa catalana llamado Roses, un sitio espectacular por su belleza y sus habitantes. Acogedor y enérgicamente muy estable.

Cuando llegamos visitamos varias viviendas, hasta que un día y por «casualidad» me perdí en ese mismo pueblo y fui a dar con una calle que se convertía en dos pero se entraba y salia por la misma.Repito me ¿perdí? y fue una «casualidad», la realidad de ese momento es que ese rinconcito del pueblo parecía un pueblito incluido en uno mayor. Me gustó tanto que le dije a mi hijo Jan

-¿ves esa linda casa ? pues ahí viviremos nosotros, no sé aún cuando pero….. viviremos.

El tema quedó ahí y en mi olvido.

Paso el tiempo, creo recordar que 2 años o poco le faltaba, me «eche» un noviete que era electricista y hacia reformas integrales de líneas eléctricas. Quedamos un día furtivamente para disfrutar de nuestro amor y justamente,  para mi sorpresa me pide lo recoja en ………… ese rinconcito bello dentro de un pueblo aún más bello si cabe y no acaba aquí el tema. Ricardo, que así se llamaba el «noviete» estaba reformando por entero las líneas eléctricas de la casa que yo afirmé con rotundidad que viviría, le pregunté sobre los dueños y «casualidad» eran los dueños y dependientes de la carnicería donde compraba yo todas las semanas. Me fui directa al señor que se llama Lluis y a los dos días estaba haciendo mi traslado. ¿No te  parece todo muy mágico y espectacular ?

En esa ocasión pasó un tiempo pero ahora te cuento una más reciente pero no menos espectacular en la que ahí mi gran amigo Franc me hizo darme cuenta de que si o si eso se tenia que dar, dado que me pasaba el día ¿reclamando? lo que te relataré.

En esta ocasión la experiencia ha sido este mismo año. Vivo en Zaragoza desde hace 5 años.

Que para quien no la conozca es una ciudad bellisimaaaaaaaa y cómoda para quienes vivimos. Está todo muy cerca y sus gentes son de lo más amable y acogedora.7

Amo Zaragoza por avatares de la vida en esos 5 años me trasladé por 9 meses a Cambrils, otro pueblo de Catalunya cerca de Zaragoza. Cuando regresé no encontraba vivienda ajustada a mi presupuesto económico y fui dando tumbos de casa  en casa de amigos que me acogían con mis dos perras pero no me hacía sentir cómoda y siempre con la sensación de desplazada  con las maletas echas.

Por mediación de una amiga me puse en contacto con una conocida suya que tenia un sótano habitado como ¿vivienda? en el cual el Sol no entraba ni forzándolo.

Pero para mí en esos momentos era un palacio. Pinte, decore y he vivido durante 8 meses. Llegando el 22 de diciembre y sintiéndome muy mal, necesitaba sol, no podía pasarme el día en la calle.

Entré en una mini-depresión hasta que el 22 de febrero, mirándome al espejo y con una rotundidad que no sé de donde salió me dije

-Gloria, esta etapa se acabó tienes que salir ya de este agujero, no es para ti .Te está enfermando junto con tus perras

Os puntualizo que las cañerías de desagües de todo tipo pasaban por mi techo  oía hasta….. déjemoslo aquí.

Seré sincera y al principio no oía nada para mi era genial por que tenia mi casa pero con el paso de los meses oía hasta el estornudo del señor del 5º

Con esa determinación empece de nuevo la búsqueda. Encontré enseguida pero, uno no admitía mascotas, otro tenia que asumir yo todos los gastos de conexiones eléctricas y de agua, otro me pedia 5 meses de depósito y así suma y sigue.

Total que acababa el día y me sentía derrotada. Preguntaba a todos los ancianos/an con los que me cruzaba por la calle

-Hola me llamo Gloria me permite te haga una pregunta ? eres del barrio de toda la vida

-¿ no sabrás de nadie que tenga un piso para alquilar? y…… no, no, no.

Les agradezco a todos ellos que se molestaran hasta en preguntar a otros ancianos jejjejej me encantan las personas que se dan sin pedir.

En fin un día de enero llegaron a mi consulta 3 hermanas y mi pregunta de la vivienda no podía faltar en la conversación. Estas tenían una sobrina que dejaba su vivienda y al preguntarle si les podía dar el teléfono del dueño par averiguar más, la sobrina siempre con alguna escusas se negaba a dar los datos.

¿Puedes imaginar mi estado de frustración ? Aun así no dejaba que me pudiera ese sentimiento y yo a la mía. Decreto, decreto, decreto y mil veces decretaba Mi casa esta a punto de aparecer.

El 22 de febrero saque a mis perras y entrando en el parque habitual donde las llevaba justo entrando me cruzo con una chica con sus 2 perritos,

Nos saludabamos a diario  por que mi Shu siempre les ladraba y en esta ocasión no lo hizo. Paramos un minuto para comentar esto precisamente y en un arranque mio le pregunté

  • Nena no sabrás de algún piso en alquiler por aquí en el barrio???  ¿podéis imaginar su respuesta?
  • -Pues si, yo me voy del mio a finales de este mes, ¿quieres los datos del dueño y contactas con él?
  • – por supuesto querida, que alegría acabas de darme, ojala diga que sí.

Me puse en contacto todo fue sobre ruedas, aunque no acaba aquí esta historia

La chica en cuestión es la sobrina de las 3 hermanas que vinieron a mi consulta¡ Te das cuenta de las casualidades o mejor ya decir CAUSALIDAD.

Te animo a centrate en un solo QUIERO  y que lo hagas con absoluta certeza de que la emoción y la intención junto con la perseverancia es lo que atrae a tu vida lo que deseas de igual manera que llegan a la mía. Tu no eres diferente

P.D Ese mismo día me reuní con mis amigos Franc y Rubén y les conté  la maravilla que me estaba ocurriendo les decía ;

-suerte tengo, no me lo creo, al final me quedo en el barrio¡¡¡

Y mi amigo Franc muy serio me dijo

-Gloria como no iba a ser, si lo has estado decretando dos meses seguidos mil veces al día, estamos a 22 de febrero y la decisión la tomaste el 22 de diciembre¡¡¡  ¿¿¿recuerdas???

Conoces a más personas del barrio no siendo de aquí, que yo mismo que he nacido en el

Guauuuuuuuuuuuuuuuuuuuu ahí me percaté de mis inseguridades, que aun no mostrándose estaban

¿Cómo podía haber puesto en duda mi Chispa Divina en Acción?? y mi perseverancia?

Cuando nos apremia la rapidez perdemos parte de la grandiosidad de nuestro viaje y nos dejamos arrastras por miedos y dudas

¿Te sientes en alguna ocasión en situaciones que quieres y no llega? No estás sola/o yo te ayudo encantada.

Cuando nos apremia la rapidez perdemos parte de la grandiosidad de nuestro viaje. Y en este viaje mio no me daba cuenta la cantidad de vecinos que ahora me saludan y me festejan el estar en un piso donde entra el Sol por todos  los lados.

 

 

3 comentarios en “Cuando nos apremia la rapidez perdemos parte de la grandiosidad de nuestro viaje.”

  1. Hermosa historia, se puede , hay que sentirlo pensarlo desearlo como dice Ana y el universo escucha , gracias por compartir gloria y por mostrarnos que se puede

    1. Hermoso mensaje. Lo he experimentando varias veces pero otras me lleva rápido la vida y pierdo de nuevo. Es dificil sostener los pensamientos positivos y los decretos.. creo que hay que Entrenar mas seguido..
      Abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Artículos

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter